4do º Trimestre del 2018 - Unidad en Cristo
Comentario da Lección 06 -


22 usuários online   

Domingo, 4/11/2018

El Pueblo de Dios

Letra: A | A | A
Comentario por Gerson Benedito Prado
Tradución: Daniel Román Roque
envie para un amigo | versión para imprimir

El lenguaje divino que define a las personas que lo aceptan como SEÑOR, es muy cariñoso, agradable e invitativo a una relación personal e íntimo. Dios se refiere a esas personas, en Éxodo 19:5 como “Mi tesoro especial” (NVT) o “Mi tesoro personal (NVI) y en 1 Pedro 2:9 como “ Pueblo exclusivo de Dios” (NVI) “pueblo de su particular propiedad” (BJ) y “ propiedad exclusiva de Dios” (NVT) y los considera y cuida de su pueblo como la “ niña de sus ojos”. (Zacarías 2:8 – ARA).

Ese lenguaje confirma el “retrato de Dios descrito por Moisés en Éxodo 34:6 “Dios compasivo y misericordioso, paciente, lleno de amor y de fidelidad”.

Otro simbolismo atribuido a los que se entregan a Jesús es "nación santa". La pregunta que necesitamos responder es: ¿existe algún país o nación, actualmente, que corresponda a este título? Ciertamente no. Las actuales naciones están formadas por etnias y personas que no pueden ser clasificadas como merecedoras de ningún privilegio referente a la predilección de Dios. Entonces, queda la cuestión crucial: ¿qué personas pueden, actualmente, ser clasificadas como nación santa y pueblo exclusivo de Dios?

La respuesta está en la comprensión de que, incluso en el pasado, Israel no tuvo mérito alguno para ser tratado así. Sólo el amor y misericordia de Dios los eligió y santificó a tanto. ¡Cómo hoy! No hay iglesia (formación de personas para la adoración) que pueda recibir ese título por mérito. Tan sólo el amor de Dios, la fe y la aceptación de la muerte sustitutiva de Jesús y de su sacrificio en nuestro lugar, nos permite ser recibidos y separados para la vida eterna como "tesoro personal" de Dios.

Somos "pueblo de Dios", porque creemos en Jesucristo como "Cordero de Dios" y, por la fe, tenemos su justicia imputada a nosotros, porque Él nos amó hasta el punto de dar su vida en nuestro lugar y así hacernos herederos de la promesa y coherederos con Cristo (Romanos 8:17). Es decir, fue, es y aún será sólo por amor que seremos llamados "pueblo de Dios".

Piense: "Recuerde al pueblo de Dios, pero que únicamente creyendo y ejecutando los principios del evangelio, podrá tornarlos una alabanza en la Tierra". - (EGW, TI, v.8, 14.1).

Desafio: Creer y hacer la voluntad de Dios en la Tierra para que nuestra vida sea una alabanza en la Tierra.
Deja tus comentarios a continuación, y participa dando su contribución a esta área de estudio. Tú eres parte de ella! Mediante la distribución de algunas de las bendiciones que Dios nos ha confiado, él hará su multiplicación en nuestra vida. .

¿le ayudó el comentario? pase a un amigo el Link – www.escolanoar.org.br
Nombre:
E-mail:
Comentario:

Comentario por: Gerson Benedito Prado
Especialista em Gestão do Negócio - ELETROBRÁS e Finanças Corporativas Internacionais; Professor de Administração, Economia, Empreendedorismo e Gestão de Negócios; Economista; Auditor; Analista de Sistemas. Autor de artigos sobre Prospecção de Cenários Público-Econômicos.

Traductor
Después de servir en Adra Perú por algunos años, Dios me continúa dando la oportunidad de Servirle aquí en Brasil traduciendo los textos de los comentarios de las Lecciones de la Escuela Sabática, producidos por pastores para "La Escuela en el Aire" (Escola no Ar). Por lo que quedo infinitamente agradecido a nuestro Padre Celestial por aún poderle servir.
menú de navegación



Escuela Sabática Universitária Montemorelos
Lección completa - ACES
Comentario - CPB
Informativo - CPB
Lições da Bíblia Novo Tempo

 
Recibe los comentarios diario en su email.

Clique y se cadastre

No fueron publicadas actividades en este semana.


 
Lecciones Anteriores
Desde 2005


 
Vea los comentarios de las otras lecciones

› Esc Sabática Montemorelos
© Escuela en el Aire 2001-2012 • Todos los derechos reservados
Coordenación › Wanderley Gazeta Webmaster › Rodrigo Matias
UNASP Engenheiro Coelho